Edorexia

Es un nuevo desorden psicológico y alimenticio descubierto en la Universidad de Murcia (España), por el joven investigador José Luis López Morales, que además es psicólogo y nutricionista. Este trastorno, se basa en la incapacidad que tiene un individuo para modificar sus hábitos alimenticios debido a un apetito excesivo y desmesurado.

Hay que saber diferenciar entre hambre y apetito. Cuando hablamos de hambre, nos referimos a la necesidad fisiológica de comer, mientras que el apetito, por otra parte, es  una conducta psicológica que nos motiva a comer. José Luis López, asegura “La decisión de comer no solo depende de nuestro organismo. El cuerpo emite señales de cuándo está saciado: si no lo escuchas, o no lo quieres escuchar, es cuando aparece el problema. Por eso, las personas que tienen un impulso excesivo hacia la comida, sean obesas o tengan “normopeso”, no saben controlarse”.

Pero, si todo el mundo tiene un mecanismo que emite dichas señales, ¿Por qué hay quien sigue comiendo sin prudencia, aunque no tenga hambre? “El apetito está habituado al volumen de comida que inferimos, por eso podemos decir que la comida crea una necesidad psicológica de mantener el mismo consumo de alimentos. No quiere decir que cuando tenemos un mal día no sea normal que comamos para subir el ánimo y satisfacer a nuestro cuerpo. Sin embargo, si esto no afecta a la vida cotidiana y a la salud, estamos hablando de edorexia. Es el caso de la obesidad exógena (por factores externos a la persona): pierdes el control ante la comida y no puedes para de comer” aclara el investigador.

Según José Luis López, la edorexia tiene diferentes componentes: el emocional, dependencia de la comida, déficit de bienestar psicosocial, y la evitación de los excesos (aumentando el apetito). La mayoría de los casos de obesidad en Murcia se deben a causas exógenas, y según apunta el investigador López,  podrían deberse a la edorexia.

Recurso:  Salud 21 (Periódico)