Rachel Farrokh, la mujer con anorexia que pide ayuda para superar su enfermedad.

Rachel Farrokh tiene 37 años, pesa poco más de 20 kilos, y debido a su extremada delgadez los hospitales locales se niegan a tratarla.

Después de una década batallando con la anorexia nerviosa, Rachel Farrokh ha decidido que ya esta lista para curarse. Tras diez años de sufrir esta dura enfermedad, y un empeoramiento considerable de su salud los últimos meses, Farrokh decidió que era el momento de buscar ayuda y cambiar su vida.

Sin embargo, con su metro setenta de altura y poco mas de 20 kilos de peso, los hospitales locales se niegan a tratarla debido a su extrema delgadez. Por esta razón, Fallokh y su marido han puesto en funcionamiento una campaña de recogida de fondos en GoFundMe, para pedir ayuda y a la vez concienciar sobre esta dura y muy seria enfermedad.

A través de internet decidieron compartir un video en el que Rachel en primera persona explica su situación. En él podemos ver a una mujer deteriorada, con dificultad para caminar o hacer cualquier taréa cotidiana. Debido a la negativa de los hspitales locales para tratarla, porque su peso se considera “peligroso” y la convierte en una “responsabilidad”, su marido Rod Edmondson ha renunciado a su trabajo para cuidar de ella en casa.

“Necesito su ayuda. Estoy sufriendo un desorden alimenticio. Es un tipo severo de anorexia… He estado sufriendo esto desde hace algún tiempo. Mido 1.7 metros y peso un poco más de 20 kilos, y ningún hospital me atienden en este estado. Rod es mi cuidador durante las 24 horas. No pido ayuda, la necesito, de otra forma, no tendré otra oportunidad. Estoy lista para mejorar” Comparte Rachel en el vídeo.

Michael Strober, médico y director del programa de trastornos alimentarios en el Hospital Neuropsiquiátrico Resnick de UCLA, compartió con la cadena ABC que el proceso de “realimentación” al que se tendría que someter Rachel Farrokh puede plantear diversos peligros potenciales en una persona de su edad y estado de salud, sobre todo de experimentar lo que se conoce como “síndrome de realimentación”.

“El síndrome de realimentación implicará el intento del cuerpo para adaptarse a la introducción repentina de nutrientes. El aumento demasiado rápido de calorías puede afectar en la adaptación metabólica y se puede asociar de una serie de riesgos, que pueden ser peligrosos para la vida”, ha dicho el especialista a ABC, cadena a la que acudió Farrokh para explicar su situación.

Recurso