Edorexia

Es un nuevo desorden psicológico y alimenticio descubierto en la Universidad de Murcia (España), por el joven investigador José Luis López Morales, que además es psicólogo y nutricionista. Este trastorno, se basa en la incapacidad que tiene un individuo para modificar sus hábitos alimenticios debido a un apetito excesivo y desmesurado.

Hay que saber diferenciar entre hambre y apetito. Cuando hablamos de hambre, nos referimos a la necesidad fisiológica de comer, mientras que el apetito, por otra parte, es  una conducta psicológica que nos motiva a comer. José Luis López, asegura “La decisión de comer no solo depende de nuestro organismo. El cuerpo emite señales de cuándo está saciado: si no lo escuchas, o no lo quieres escuchar, es cuando aparece el problema. Por eso, las personas que tienen un impulso excesivo hacia la comida, sean obesas o tengan “normopeso”, no saben controlarse”.

Pero, si todo el mundo tiene un mecanismo que emite dichas señales, ¿Por qué hay quien sigue comiendo sin prudencia, aunque no tenga hambre? “El apetito está habituado al volumen de comida que inferimos, por eso podemos decir que la comida crea una necesidad psicológica de mantener el mismo consumo de alimentos. No quiere decir que cuando tenemos un mal día no sea normal que comamos para subir el ánimo y satisfacer a nuestro cuerpo. Sin embargo, si esto no afecta a la vida cotidiana y a la salud, estamos hablando de edorexia. Es el caso de la obesidad exógena (por factores externos a la persona): pierdes el control ante la comida y no puedes para de comer” aclara el investigador.

Según José Luis López, la edorexia tiene diferentes componentes: el emocional, dependencia de la comida, déficit de bienestar psicosocial, y la evitación de los excesos (aumentando el apetito). La mayoría de los casos de obesidad en Murcia se deben a causas exógenas, y según apunta el investigador López,  podrían deberse a la edorexia.

Recurso:  Salud 21 (Periódico)

Advertisements

Ortorexia

dietamilagroLa ortorexia u ortorexia nerviosa, es una obsesión enfermiza con el consumo de alimentos saludables. Con el afán de bajar de peso, algunas personas llegan a obsesionarse con la comida sana, basando su alimentación en un control exhaustivo y estricto de cada uno de los productos que consumen, hasta volverse enfermizo y descontrolado.

ortorexia (1)Este trastorno “Se detecta fácilmente porque comienzan a limitar la alimentación, evitando la ingesta de carnes rojas, huevos, azucares, lácteos y grasas; para ellos, los productos que contienen conservantes y aditivos alimentarios pueden ser peligrosos, suelen padecer deseos incontrolables de comer cuando están ansiosos, emocionados o felices”,  según explica la psicóloga Martha Echegaray. Además añade “Los medios

de comunicación tienen una responsabilidad en este sentido por los anuncios publicitarios y toda la información que suelen emitir en base a la buena alimentación, y que puede ser mal interpretada  por las personas con tendencia a padecer de este tipo de trastornos”.

original_obsesion_comer_sano

Un ortoréxico nunca aprende a comer de forma natura, ya que pierde la capacidad de comer intuitivamente. Es decir, ya no comen cuando tienen hambre, y no son capaces de percibir la cantidad de comida necesario, o cuando están llenos.

Varias investigaciones recientes, parecen encontrar una conexión entre las causas de la ortorexia, y el trastorno obsesivo compulsivo. Ya que los pacientes ortoréxicos presentan una obsesión compulsiva con la comida sana, lo que hace creer a los investigadores que existe una conexión entre la ortorexia y un trastorno psicológico más profundo. Sin embargo, al igual que la anorexia, estos síntomas obsesivos compulsivos pueden ser un efecto de la inanición en lugar de una causa del trastorno.

ortorexia_enfermedad_3

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la ortorexia afecta, hoy en día, al 28 por ciento de la población de los países occidentales, este problema afecta principalmente a jóvenes deportistas, adolescentes y mujeres que se preocupan mucho por su apariencia y la aceptación que puedan conseguir de los demás.

Los investigadores creen que la base del desarrollo de esta enfermedad, la encontramos en el inmenso bombardeo de los medios sobre que alimentos son “buenos” y que alimentos son “malos”, y en la mala interpretación de estos mensajes.

ortorexia

En cuanto a las consecuencias de la ortorexia, según ha explicado Rubén Bravo, el nutricionista y naturópata del Instituto Médico de la Obesidad (IMEO), en declaraciones a Europa Press, “su prevalencia podría ir en aumento en los próximos años, ya que la sociedad actual tiende a los extremos y las personas o se cuidan en exceso o no se cuidan nada  y tienden a la autodestrucción con la comida como ocurre con la obesidad”. Además añade, “En el ámbito psicológico, los ortoréxicos suelen presentar niveles altos de dopamina y niveles bajos de serotonina, lo que hace que tengan un exceso de euforia combinado con niveles de ansiedad altos, mientras que a nivel fisiológico puede suceder tanto que presenten un exceso como que sufran un

20755

 déficit de vitaminas.”.

Además, estos trastornos alimenticios vienen acompañados de sentimientos de tristeza, culpa, rechazo social, dificultades en las relaciones con amigos, familia o futuras parejas, dificultades laborales, incluso autolesiones o ideas suicidas. A nivel físico, puede causar anemias, desnutrición, osteoporosis, hipovitaminosis (deficiencias que se deben a una falta de suplementos vitamínicos, es decir, carencia de una o más vitaminas) e incluso llevar a  la muerte por inanición.

Por lo tanto es muy importante poner en marcha un tratamiento psicológico multidisciplinado, y un tratamiento médico específico, al igual que con el resto de trastornos de la conducta alimentaria.

4105564859_c3b0cd50e7

Recursos:

Megarexia

megarexia1

El término “megarexia” fue acuñado por el doctor Jaime Burgos en su libro “Dieta Isoproteica”, uno de sus trabajos más reconocidos editado en 1992. Posteriormente volvió a ampliar el término en su estudio “Isodieta” de 2009.

La megarexia es un trastorno de la alimentación, opuesto a la anorexia nerviosa. Se trata de personas obesas que al mirarse al espejo no lo perciben. Es decir, suelen ser personas con sobre peso que al mirarse al espejo se ven delgadas. Esto se debe a la distorsión de la percepción corporal que caracteriza a los trastornos de la conducta alimentaria.

Según el doctor Burgos, la megarexia es “un desorden en el comportamiento alimentario en el que una persona obesa  no admite, ni ve, que lo es. Lo que da como resultado una distorsión de la propia imagen corporal con un origen psicológico queda como resultado un aumento de peso y una mala nutrición”.

images

Jaime Burgos explica que la anorexia y la megarexia tienen su origen en una desnutrición del cerebro, “Ambas enfermedades distorsionan la realidad y la imagen que el individuo percibe de sí mismo”.

Como todo trastorno de la conducta alimenticia, esta enfermedad tiene un origen psicológico. Por lo tanto es fundamental la ayuda de un especialista y que le paciente admita su problema.Dada la percepción de su imagen corporal, la dieta de los megaréxicos está llena de carbohidratos: dulces, frituras, alimentos grasos, postres… “Son calorías vacías que no alimentan el cerebro”, expone Brugos. Convirtiéndose así, poco a poco, en obesos desnutridos, incluso anémicos. Cuando la desnutrición llega al cerebro, es entonces cuando el individuo cae preso de la enfermedad.

tumblr_mkxzsdpgz71s4aibao1_500

Recursos:

Se cura una anorexia grave mediante una cirugía innovadora

Curada-anorexia-mediante-cirugia-innovadora_MDSIMA20130327_0015_10Kim Rollins convivió con una extrema anorexia desde los 15 años, llegando incluso a pesar 31 kilos. Tras veinte años con este trastorno alimenticio, dos infartos y un ataque al corazón, la familia de Kim había perdido la esperanza de una recuperación.

Sin embargo Rollins quería curarse como fuera, llegando a intentar todo tipo de tratamientos, para que su alimentación fuera como la de una persona sana. Por ello, un grupo de médicos comenzó a trabajar con ella en un método pionero llamado “Estimulación Científica del cerebro”, con el que se pretende reforzar los pensamientos positivos con respecto a la comida, según afirma el Daily Mail.

Este tratamiento consiste en una cirugía innovadora, en la que se implanta en el cerebro un dispositivo similar a un marcapasos. Durante esta intervención los pacientes están despiertos, y se les implantan electrodos que estimulan partes específicas del cerebro, que están involucradas en la emoción. Tras la intervención se obtienen notables mejorías en el estado de ánimo y la ansiedad del paciente.

En declaraciones al Daily Mail, Rollins afirmó: “Tenia terror por la intervención, pero tenía más miedo de morir por la anorexia. Cuando los expertos me hicieron algunas preguntas sobre comida y respondí positivamente, eso indicaba que los electrodos estaban situados en el lugar correcto”.

Su operación se llevó a cabo en enero de 2012, y a día de hoy la canadiense Kim Collins disfruta de una alimentación completa y de buena salud, afirmando: “Antes, el solo pensamiento de comer chocolate me ponía mala. Ahora puedo comer ese tipo de cosas sin sentirme culpable y lo disfruto”.

Recursos:

Las hermanas Campbell, 22 años conviviendo con la anorexia

Katy y María Campbell,  son hermanas, son gemelas y ambas padecen anorexia. Estas gemelas británicas, de 33 años. Han mantenido un pacto de anorexia durante más de dos décadas.

sisters_01

Todo comenzó cuando a los once años Katy y Maria Campbell escucharon una conversación entre sus padres: “Estábamos de pie en la parte superior de la escalera y escuchamos que nuestro padre le decía a nuestra madre: “¡Caramba, las niñas se están convirtiendo en jóvenes mujeres. Les están creciendo las caderas!”, recuerda Maria.

Lo que puede parecer un comentario inofensivo, dejó una profunda huella en las niñas: “Ese día decidimos que si dejábamos de comer perderíamos nuestras caderas. Yo quería castigar a mis papás y supongo que eso es lo que hemos estado haciendo desde entonces (…).Estábamos indignadas por el comentario de mi padre”, señala Katy.

article-2004003-0C8EC67100000578-177_634x855

A esta situación se le añadió un cambio de colegio en a secundaria, donde las hermanas empezaron a sentirse intimidadas por otras jóvenes.  “En todas las clases de educación física nos pesaban. Hubo otro par de gemelas idénticas que pesaba menos que nosotras y eran más bonitas y populares”, asegura Katy.

Todo esto derivó en una rutina escalofriante por parte de las gemelas “Maria comenzó a llevar un diario de alimentos en el que anotaba todo lo que comía, el peso y la cantidad del ejercicio que habíamos hecho. Empezamos a saltarnos el desayuno y nadábamos varios metros de la piscina por la mañana, además hacíamos gimnasia después de la escuela”, revela Katy.

Katy continua, “En la escuela primaria, tenía una amiga que había perdido mucho peso. Era anoréxica a los nueve, así que sabía un poco acerca de la enfermedad (…)nPor alguna razón, en vez de sentir rechazo por la enfermedad, hubo un extraño atractivo para nosotras y cuando vimos a las gemelas más delgadas, quisimos ser como ellas y como nuestra madre”.

Anorexic+twins

 “En casa, escondíamos lo que estaba sucediendo. Poníamos la

comida detrás del frigorífico, en los cajones, en nuestro piano. Entonces, cuando no nos veían simplemente la tirábamos a la basura”, añade Maria.

 

“Cuando teníamos 15 años, mamá notó que estaban perdiendo peso y empezó a sentarse con nosotros durante la cena, pero una de nosotras la distraía mientras la

otra escondía los alimentos (…) Mamá admitió sentirse culpable por no hacer más para ayudarnos, pero no había nada que pudiera haber hecho.

Estábamos obsesionadas con la delgadez”, afirma Katy.

“Ahora, por supuesto, las dos nos sentimos muy mal por todo el sufrimiento que le hemos realizado a nuestra familia. Esta enfermedad afecta a todo lo pernicioso, y cuando estás obsesionado, no te importa lo que piensen los demás”, explican las hermanas.214691_1308190957_12

Pero el hecho de haber padecido esta enfermedad durante tantos años, les ha traído escalofriantes consecuencias. “Incluso ahora, ninguno de nosotras ha tenido alguna vez un período. Los médicos dijeron que teníamos que subir de peso si no se iba a dañar nuestra fertilidad, pero entra por un oído y sale por el otro”, afirman las hermanas Campbell.

“Ninguna de nosotras ha tenido alguna vez un novio”, dice María.  “Nunca hemos tenido la oportunidad de ir al encuentro de los hombres. Es algo por lo que tanto Katy y yo estamos muy tristes”.

Sin embargo, después de 22 años arrastrando esta enorme carga Maria y Katy, que apenas pesan 38 Kg, ya están cansadas de esta malsana obsesión. “Katy y yo estamos absolutamente hartas de la situación (…). Lo he perdido todo debido a esta enfermedad. He perdido mi vida, mi casa, mi pelo, mi trabajo, todo… y estoy absolutamente harta de esto”, afirma María.

“Es como tener una bola y una cadena alrededor de mi tobillo que no puede deshacerse”, dice María sobre la anorexia. “¿Cuántas calorías estoy quemando, cuánto pesaré mañana?. Es una obsesión.”

2d998d5ff0f3611d4c41d8b1_1

“No puedo caminar más. Me duele la espalda, los latidos de mi corazón son irregulares, tengo osteoporosis, dolor gástrico crónico y pancreatitis. Estoy en tratamiento con diuréticos, porque mis riñones no funcionan”, añade Katy.

Cuando se les pregunta por la rehabilitación, Maria asegura “La clínica de recuperación es el peor lugar. Siento que he sido condenada a la prisión. Pero esta va a ser la última vez. Tengo que mejorar” Aún así, Maria y Kate continuarán hospitalizadas durante varios meses y aseguran que esta vez sí están decididas a vencer su anorexia.

“Realmente me gustaría tener un bebé, pero no tengo idea de si es posible. Algunos médicos dicen que podría ser posible si llego a un peso saludable, mientras que otros dicen que he arruinado mi fertilidad”, asegura Katy.

Su hermana, Maria,  comparte la misma esperanza: “Quiero tener niños. Los médicos dicen que si puedo conseguir el índice de masa corporal indicado entonces puede ser posible (…) Yo quiero un marido. Quiero fertilidad. Conozco a personas que todavía están con esta terrible enfermedad en sus 50 años, y estoy decidida que no voy a ser yo. Estoy 100% lista para cambiar este momento”.

ano-205013300

Recursos:

SADOREXIA

Se trata de un trastorno de la conducta alimentaria que aún no es demasiado conocido, sin embargo, cada vez son más las personas que lo padecen. Se trata de un

ana-mia-calorias-fotos-sadorexia-cuantas-calorias-tiene-la-carne

trastorno de segunda generación que combina los síntomas de la anorexia en sí misma, con el auto maltrato físico de la persona enferma.

Las personas sadoréxicas observan que estas formas de actuar, una vez combinadas, satisfacen sus necesidades de autoestima, autocontrol y autoimagen mejor que los trastornos de la conducta alimentaria clásicos. Añadiendo las ventajas de que a la vez sienten un alivio profundo de la ansiedad y no levantan sospechas entre familiares y amigos.

images-81La sadorexia está considerada como el punto más extremo de la anorexia, ya que las personas que la padecen  suelen alcanzar una delgadez máxima, dañando así su organismo. Las personas que sufren un trastorno alimenticio, suelen tener una autoestima muy baja y la sensación de no tener el control de sus vidas, por lo que recurren a controlar su alimentación. En el caso de la sadorexia esa sensación de control es mayor, ya que las autolesiones disminuyen la ansiedad de los pacientes.

sadorexia

Dentro de la sadorexia, encontramos dos tipos: sadorexia aguda, mantiene un comportamiento sadoréxico temporal, para luego volver al trastorno alimenticio anterior; y sadorexia crónica, mantiene un comportamiento sadoréxico permanente, sin volver al trastorno alimenticio anterior.

Algunos de los síntomas de éste TCA son:

  • Pérdida permanente y rápida de peso que alcanza un IMC de 17 o menor.
  • Perfeccionismo y auto-disciplina extremos.
  • Hiperactividad, bradicardia y baja presión arterial.
  • Amenorrea (ausencia de la menstruación por un período de tiempo mayor a los 90 días).
  • Piel seca con tono cobrizo y lanugo.
  • Intolerancia al frío, mareos, estreñimiento, alteraciones intestinales, edemas e inflamación en algunas partes del cuerpo.
  • Marcas, excoriaciones, cardenales, hematomas, heridas o inflamación y cicatrices en muñecas, tobillos, cuello y boca.
  • Historial de anorexia, bulimia, ortorexia, auto-lesiones, trastornos de la afectividad y personalidad.
  • Desaparición repentina de algunos o todos los síntomas del trastorno precedente como: ansiedad, angustia, percepción de sobrepeso, inestabilidad emocional, depreción, vómito inducido, conductas alimentarias extrañas, falta de autoestima y comportamiento problemático o destructivo.

165133215_YSMWJBRSDOGYUSR

Fuentes:

BULIMIA

“Bulimia” es una palabra que viene del griego “Hambre de buey”. Sus inicios datan de la época de los griegos y romanos, donde era una práctica casi cotidiana. Sin embargo en 1980 fue aceptada oficialmente como una enfermedad por la “American Psychiatric Association”. Los pacientes ya recuperados, la reconocen como una adicción secreta que esclaviza sus pensamientos, menoscaba su autoestima y amenaza sus vidas.imej_jpg_bulimia1

Se trata de un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la adopción de una serie de conductas alimenticias que se alejan de las pautas de alimentación saludables.  Junto con la anorexia está considerada como uno de los principales trastornos de la conducta alimenticia, basado en una obsesión por la alimentación y el peso. Está caracterizada por la ingesta de grandes cantidades de comida en cortos lapsos de tiempo, seguidos de una conducta compensatoria, como el vómito autoinducido y el ejercicio excesivo.

Para poder diagnosticar oficialmente a un paciente con bulimia y tratarlo correctamente, los médicos se basan en varios criterios: Episodios recurrentes de atracones; conducta compensatoria y recurrente, para evitar el aumento de preso; presentar dichas conductas como mínimo dos veces por semana durante al menos tres meses; a la hora de autoevaluarse influyen mucho el peso y la forma corporal; y esta conducta no solo se presenta durante episodios de anorexia nerviosa.

bulimiaEs muy complicado generalizar el por qué de esta enfermedad. Sin embargo, se considera que la bulimia es un trastorno psicológico y emocional, que a veces coexiste con otros trastornos psicológicos (depresión o trastorno obsesivo-compulsivo). Además muchos estudios muestran una fuerte influencia de la herencia y los desequilibrios químicos del organismo. Sin embargo, la mayoría de las personas afectadas explican las razones de su trastorno en una compleja mezcla de baja autoestima, presiones culturales y conflictos de la infancia.

BulimiaNerviosa

Los pacientes que padecen éste TCA siempre se ven obesos, aunque su peso sea normal, pero no pueden reprimir sus ansias de comer, por ello recurren a la conductas compensatorias. En la mayoría de los casos, también se vuelven adictos a diferentes sustancias y conductas para poder evitar sentimientos dolorosos presentes y pasados, algunos de ellos originados en la infancia.

Como resultado de esta grave enfermedad, encontramos diversas consecuencias:

  • Rotura esofágica o gástrica.
  • Neumotórax (entrada de aire al interior de la cavidad torácica).
  • Bajos niveles de potasio en la sangre.
  • Arritmia cardíaca.
  • Ansiedad por la comida.
  • Obsesión por mantener un peso corporal debajo del normal
  • Abuso en el consumo de medicamentos laxantes y diuréticos.
  • Deshidratación
  • Alteraciones menstruales y amenorrea; esterilidad.
  • Desestabilidad en el peso.
  • Aumento en la frecuencia de caries dentales.
  • Aumento del tamaño de las glándulas salivales e infección de estas.
  • Pérdida de cabello.
  • Desmayos muy frecuentes, mareos.
  • Heridas de la mucosa bucal.
  • Alteración o pérdida esmalte dental.
  • Dolores de cabeza y migraña.
  • Piel seca

bulimia-red-head

Recursos: